Krakatoa

Estos dibujos corresponden a las situaciones correspondientes a antes y después de la erupción del Krakatoa (1883), reconstruidos a partir de mapas hidrográficos contemporáneos. La isla estaba formada por tres conos volcánicos: Rakata, Danán y Perbuwatán. Las islas de Sertung y Rakata Kecil, y tal vez el propio extremo sur de Krakatoa, eran restos del borde de una caldera prehistórica. Dos depresiones submarinas (grabens) próximas a las islas indican que en esa zona la corteza estuvo sometida a esfuerzo en extensión, lo que quizá menguara la corteza lo suficiente para alojar la cámara magmática que produjo la erupción. La mayor parte del magma se proyectó en forma de coladas piroclásticas, que depositaron en el fondo del mar una capa de ignimbrita de hasta 40 metros de espesor. Las coladas se desplazaron preferentemente hacia el norte y el nordeste, porque el alto cono de Rakata actuaría de barrera por el sur. Las dos nuevas islas, Steers y Calmeyer, correspondían a las zonas donde la ignimbrita asomaba por encima del nivel del mar. Cuando la erupción agotó la reserva de magma, la cámara se derrumbó formando una nueva caldera, en la que se hundió la mayor parte de la isla, que desapareció de la superficie. La caldera de 1883 debió de ser alargada, puesto que el derrumbe siguió las líneas de falla de los grabens.
Fuente de texto e imagen: Revista "Investigación y Ciencia" (Temas 8: Los volcanes)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *