Crónica de una muerte anunciada

La larga agonía de las Tablas de Daimiel, la estamos viendo desde hace muchos años, miles de pozos ilegales (en su mayoría) para el riego del maíz han contribuido al desenlace, el acuífero ha bajado más de 20 metros en las últimas décadas. Quienes las visitasteis hace una par de años, fuisteis testigos en directo del desastre. Parque nacional desde 1973, ahora la UNESCO se plantea retirarle la figura de Reserva de la Biosfera. Su insostenible situación ha dado lugar a la aprobación del Plan Especial del Alto Guadiana, que pretende resolver la situación de los pozos ilegales.
No es un problema, como ya sabéis, restringido a La Mancha; según cálculos recientes, en nuestro país existen más de medio millón de pozos ilegales, cantidad que asciende a más de dos millones de explotaciones si se incluyen las que bombean cantidades inferiores a 7.000 metros cúbicos anuales. A pesar de los avances que comenta la noticia del enlace, el camino no es fácil; leemos esta frase explicativa de investigadores del CSIC sobre la problemática situación de las aguas subterráneas en Andalucía (diario EP):

  • "La gran demora en contestar solicitudes de concesión de pozos, la falta de vigilancia y control, la dificultad de inspección y acceso a fincas particulares, las escasas cuantías de las sanciones y, en última instancia, las interminables trabas para el cierre, siempre excepcional, de pozos, han sido un perfecto caldo de cultivo para una encubierta y extensiva insumisión social en la extracción de esta agua, cuyas perforaciones ilegales se han extendido por todo el territorio andaluz y se cuentan por millares"

¿Recordáis aquello de recursos renovables o potencialmente renovables?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *