De Fukushima a Lorca

Las comparaciones han sido inevitables. Este gráfico aparecía en el diario EM, una imagen con magnitudes y profundidades del hipocentro en ambos terremotos:

Esta magnitud no debería haber producido, en teoría, tales daños, pero ya sabéis que las causas de esto pueden ser muy variadas, algunas de las cuales se aclaran en este artículo del citado diario. Podéis leer además crónicas de las continuas e inmediatas réplicas. Si leéis con detenimiento algunas noticias observaréis que a veces hay datos o expresiones que no cuadran del todo, ya estamos acostumbrados a ello.
Uno de los documentos más interesantes lo hallamos en la página de RTVE donde J. Cervera retrocede 250 millones de años para explicarnos la geología de la zona; en cuanto a las fallas generadas por el mencionado historial, este enlace a Sismimur puede ser interesante. En EM nos presentaban esta otra imagen para explicar el fenómeno:

En este otro enlace podéis ver una relación de los terremotos más importantes producidos desde el siglo IX en el área de la que hablamos.

Por último, si queréis conocer con más detalle las causas, asomaos al blog Geosfera

Fukushima, ¿y ahora qué?

Justamente el 11 de marzo pasado se publicaba en la página DocuCiencia cómo estaba cambiando la visión que tenemos de la energía nuclear, titulaban la entrada de presentación de un documental sobre el tema  “Energía nuclear, ¿el fin de un tabú?”, su lectura es muy aconsejable antes de pensar cómo ha podido cambiar la situación en apenas cinco semanas.

Respecto a algunas de las preguntas que nos hemos ido haciendo en este tiempo, os enlazo algunos de los artículos donde se explican con más claridad:

No canso más por hoy, sólo un enlace a Malaprensa donde se critica el tratamiento que de las noticias puede realizar la prensa.

Entrada relacionada: El terremoto de Japón

Radiactividad en Madrid

Sandra Galisteo nos relata el posible caso de contaminación radiológica en aguas madrileñas:

Hace algunas semanas nos llegaron noticias sorprendentes en televisión:en Madrid el agua estaba contaminada radiactivamente por culpa de una depuradora llamada “La China”. Este suceso ha sido aprovechado por la oposición para criticar a Ana Botella, concejala de medioambiente del Ayuntamiento de Madrid, por no hacer nada al respecto. Pero lo más llamativo no es esto, sino que ha salido a relucir que esto lleva ocurriendo décadas, y los madrileños llevan varios años comiendo productos contaminados al ser utilizado esta agua radiactiva para cultivos. Hay que añadir además que la misma no solamente se encuentra en sus alimentos, sino que la radiactividad podría estar prácticamente en todo lo que tocan, ya que con ella se riegan parques, se limpian calles y alcantarillados, y lo más probable es que cada madrileño haya tenido dentro de su cuerpo algún isótopo radiactivo de baja actividad.

Dichos isótopos radiactivos proceden de residuos de hospitales y de origen artificial. Y como no, los responsables de esto no hacen otra cosa que quitarle importancia al asunto diciendo que terminan su actividad a los cien días. Como casi siempre, los colaboradores de Greenpeace dieron el aviso en 2006, y un delegado sindical de la depuradora, llamado Luis González, también colaborador de Greenpeace, denunció en 2004 el vertido de 90.000 litros de agua contaminada, por lo que pedía la instalación de un medidor de radiactividad y un estudio radiológico del agua. La consecuencia fue el despido de este hombre, hoy en día sigue sin haber un medidor de radiactividad.

En mi caso, si fuera madrileña, no estaría segura sabiendo que mis hijos podrían en un futuro jugar en parques regados con agua radiactiva, o comer una manzana con un isótopo radiactivo. Así que me he tomado la libertad de investigar los daños que pueden causar esta clase de isótopos. También creo que los madrileños en esta situación deberían reclamar su seguridad, y exigir un agua limpia sin contaminación de ningún tipo.

Esta contaminación radiactiva puede causar: náuseas, vómitos, convulsiones, delirios, dolores de cabeza, diarrea, pérdida de pelo, pérdida de dentadura, reducción de los glóbulos rojos y blancos en la sangre, daño al conducto gastrointestinal, pérdida de la mucosa de los intestinos, hemorragias, esterilidad, infecciones bacterianas,  cataratas, daños genéticos, mutaciones genéticas, nacimientos de niños anormales, daño cerebral, daños al sistema nervioso, cambio de color de pelo a gris,  quemaduras en la piel…

Espero que a los responsables no les parezca poco, y que además sepan que los efectos de la radioactividad son acumulativos, ya que si te expones a pequeñas cantidades de esta continuamente, los efectos se van sumando hasta llegar a ser graves. Veremos que solución le dan los responsables a este problema.

Animales y terremotos

Sandra Galisteo (2º Bach) nos pone al día sobre cómo pueden ayudarnos los animales para prever y prevenir los seísmos:

Como ya sabemos, un terremoto es muy difícil de predecir. Todavía no estamos suficientemente preparados para poder preverlos con la antelación necesaria como para poder evacuar a todo el mundo del lugar del desastre.

Pero hay alternativas, como son los animales, que podrían ayudarnos. Según pude ver en un reportaje de televisión, un experto hablaba sobre que los animales, fueran domésticos o salvajes, estaban ligados incondicionalmente a la naturaleza, motivo por el que pueden sentir las ondas P del centro de la Tierra, resultando así sensibles a predecir los seísmos. Este hecho aún no esta demostrado científicamente, pero se cree que hay motivos más que suficientes para hacer verdadera la hipótesis de que los animales sienten los movimientos sísmicos antes de que estos se manifiesten. En base a esta hipótesis, y con la intención de demostrar que dichas reacciones de los animales no son meras coincidencias, haré un recuento de las distintas predicciones de los animales a lo largo de grandes terremotos que se han producido en el mundo en la historia:

-El 26 de diciembre de 2004, decenas de miles de personas murieron en Sri Lanka (Indonesia) víctimas de uno de los más devastadores terremotos que se hayan desatado en la Tierra durante los últimos siglos. Un lugar donde, días después, en las labores de rescate, los humanos observaron un hecho espeluznante: ni un sólo animal muerto. Dos horas antes de la tragedia las aves salían huyendo en bandada lejos de la costa, y en un parque nacional de la zona los elefantes, búfalos y ciervos huían hacia las montañas.

-En 2008 murieron en China 10.000 personas a causa de un terremoto con epicentro en Sichuan, donde dos días antes aparecieron cientos de batracios huyendo a territorios donde nunca se habían dirigido. En la prensa China se publicó una portada que decía: “Desafortunadamente, nadie tuvo en cuenta la advertencia de los sapos”.

-Otro caso es el de Parkfield, en 1966, en el que hubo una invasión de serpientes cascabel dos días antes de un seísmo.

– En 1975, funcionarios de la ciudad china de Haicheng fueron alertados por el comportamiento inusual de los animales, y ordenaron la evacuación de 90.000 habitantes. Horas después, un terremoto de 7,3 en la escala de Richter sacudió la ciudad y destruyó el 90 por ciento de los edificios.

– El 28 de Febrero de 2001, muchísimos gatos en Seattle se escondieron sin ningún motivo. Y poco después en la ciudad se produjo un terremoto.

– En 1755, el filósofo Immanuel Kant escribió sobre la gran cantidad de lombrices que salían de sus escondrijos de la tierra, en Cádiz, cuando ocho días después, en Portugal, se daba un terrible terremoto.

Así podríamos seguir contando cientos de casos. Pero a propósito del último de las lombrices, decir que un geólogo colombiano defiende que las lombrices son los animales que más rápido predicen los seísmos por el hecho de vivir bajo tierra, y que dentro de unos años se utilizaran para predecir terremotos con una antelación de unos 25 días. Este investigador asegura que la cantidad de lombrices que puedan aparecer muertas en un lugar puede ser determinante para conocer la magnitud del terremoto y su epicentro.

Por último también citar que la Asociación Geológica de Estados Unidos está investigando con perros, los cuales también tienen una gran capacidad para predecir terremotos. Todos recordaremos el terremoto más desastroso que ocurrió el año pasado, el de Haití, en el cual se
produjo una pequeña prueba de lo que hace un perro cuando percibe que va a ocurrir un terremoto (véase en este video):

 

¿Qué paso en 1755? Tsunamis en nuestras costas

Podéis leer, en este artículo de EM, la información básica sobre el conocido terremoto de Lisboa, en una crónica aparecida en diciembre de 2009, fecha en la que se produjo un seísmo de epicentro cercano a aquel.

Hoy  el mismo periódico nos vuelve a tratar el tema en el artículo El tsunami que arrasó Lisboa en 1755… hablando de sus consecuencias; también nos comenta unas recientes investigaciones sobre los efectos que pudo tener un fenómeno similar unos dos siglos antes de nuestra era, así como de los posibles sistemas de alerta ante tsunamis en nuestras costas.

El terremoto de Japón

Mientras asistimos sorprendidos y noqueados ante lo que está ocurriendo en Japón, habrá que incluir este terremoto entre los más grandes de la historia reciente: su magnitud (en principio se habló de 8,9)  ha subido a 9, recuerda que mejor no mencionar a Richter… Ahora la principal preocupación ha pasado al terreno nuclear, ha habido una nueva explosión, y posiblemente habrá novedades en las próximas horas.

Si queréis ver alguna información gráfica sobre los hechos (en cualquier diario las noticias se suceden al minuto) , además de los muchos vídeos que ya habréis visto, podéis entrar en los siguientes enlaces: