Hidroeléctricas en Chile

Azahara Arquillo nos pone al día sobre este espinoso asunto:

En la actualidad, Chile se manifiesta contra el proyecto (que ya ha sido aprobado) HidroAysen. Las últimas manifestaciones dejan claro que los chilenos no aceptan lo que consideran acabará con miles de hectáreas de la Patagonia, que quedarán inundadas. Según los sectores contrarios al mismo, se han modificado estudios y se han ignorado todos los elementos negativos del plan para seguir adelante. A pesar del gran movimiento popular, las autoridades chilenas declaran que el megaproyecto está dentro de la legalidad vigente.

Se pretende generar una obtención de energía media anual de 18430 GWh (35% del consumo anual de Chile), para lo cual se construirán cinco centrales hidroeléctricas con una zona embalsada de 108494 Km2 aprovechando los abundantes caudales de los ríos Baker y Pascua. La empresa realizó un estudio basado en lo que llama “diseñar mitigando” para minimizar los efectos sobre el entorno y el medio ambiente. Endesa es responsable (51%) junto con Colum del proyecto, y dentro de las actuaciones de “mitigación” previstas está compensar a los propietarios con tierra donde reubicarlos, sin tener en cuenta hacerlo en zonas que se asemejen, en condiciones, al lugar que les ocupan y les permitan seguir con su forma de vida; se les ubicará en un espacio de nieve prácticamente perpetua y no apto para la cría de animales ni el cultivo, que hasta ahora ha sido la actividad y la forma de vida de esta población.

A todo ello se añade el impacto, tanto en la forma de vida como en el entorno, que se ocasionaría con el personal, la maquinaria y los vehículos que se desplazarán al lugar para realizar las obras. Para llevarlo a cabo se desplazarán lugares, que los habitantes consideran sagrados, para ser inundados. Se trata de un lugar rodeado de volcanes y junto a la falla geológica de Liquiñe, lo que hace dudar de que sea un sitio apropiado para una central eléctrica.

El otro aspecto que el proyecto no tiene en cuenta es el perjuicio a la actividad turística que ocasionará el aumento del nivel del lago, que acabará con las actuales playas y a la vez con la inversión que se ha ido haciendo. Asímismo, se verán afectados los humedales próximos a la desembocadura del río Cua Cua con gran valor ecológico.

La envergadura del proyecto, así como las ganancias previstas, justifica, a la vista de la empresa (Endesa Chile y Colum), los enfrentamientos y maniobras políticas así como la pérdida de grandes extensiones de uno de los lugares menos contaminados del planeta (campos, humedales y glaciares). A los valores humanos y ecológicos sacrificados, se unirán el deterioro (por cableado) de parques naturales y zonas boscosas vírgenes.

La Constitución chilena permite que la empresa privada (hidroeléctricas) actúen con total libertad, sin embargo en esta ocasión los ciudadanos, algunos políticos y ONGs (tanto locales como internacionales entre las que se cuentan entre otras Rivers Network, Patagonia sin represas o Greenpeace) se han movilizado para frenar las actuaciones de estas hidroeléctricas. La respuesta ha sido contundente, con cargas policiales contra los manifestantes que han causado más de un centenar de detenidos (entre los que se encuentran algunas personalidades políticas).

Dado lo prolongado de este asunto (que se inició hacia 2008), y la gravedad de las repercusiones medioambientales del mismo, en el caso de que finalmente se lleve a cabo tal como está planteado, son muchos los que se preguntan por qué en España la opinión pública en general tiene poca información sobre el tema, y tan sólo recientemente se ha hecho mención de algunas de las manifestaciones; esas mismas voces se preguntan si no habrá una “censura” encubierta de la información, sobre todo en la televisión pública, debido a que es una empresa española la que pone en marcha el proyecto es la principal beneficiaria de los futuros ingresos que se generarían.

Aún reconociendo las necesidades energéticas del país, este proyecto resultará claramente irresponsable por los costes ecológicos y medioambientales, en cambio, el país debería plantearse cómo se ha llegado hasta aquí, y actuar sobre las causas, poner en marcha una política energética real, plantear un uso eficiente de la energía y modificar la concentración económica que supone que el sector esté dominado por sólo tres empresas.

Fuentes:

  • http://www.chilecologico.cl
  • http://aureliennewenmapuche
  • http://www.circuloastronomico.cl
  • http://www.bnamericas.com
  • http://www.rivernetwork.org/
  • http://www.patagoniasinrepresas.cl
  • http://www.greenpeace.org/international/en
  • http://www.ecosistemas.cl/web

Doñana sitiada

En el programa “Tierra y mar” de Canal Sur así presentaban la visión de WWF, con el nombre del título de esta entrada, sobre “las amenazas principales del entorno del espacio natural, motivo por el cual una comisión de la UNESCO y otros organismos internacionales visitaban dicha reserva de la biosfera. Las principales amenazas son: captaciones ilegales de agua, dragado del Guadalquivir, proyecto del oleoducto Balboa y la eliminación de residuos de plástico y agroquímicos.”

Aguas grises

Ya alguna vez hablamos en clase de las aguas grises y las aguas negras que diferenciamos entre las residuales de nuestros hogares. La reutilización de las primeras para ciertas utilidades, como las cisternas, es factible en grandes instalaciones como hoteles o en nuevas construcciones sin grandes costes, como nos cuentan desde Ecología Verde. Desde la siguiente imagen puedes visitar una infografía de Consumer en la que trata este tema junto al del aprovechamiento del agua de lluvia.

Blue gold: la guerra del agua

Contestar qué le ocurre a una persona que durante una semana carece de agua, realizar una presentación del ciclo de la misma, hacer un recorrido por las aguas dulces contaminadas, analizar la importancia de las subterráneas, o bien de la erosión, la desertización y otros peligros. La problemática es amplia y el documental da una visión global sobre la misma, no dejando ningún tema en el tintero y haciendo un recorrido por distintos casos concretos alrededor del  mundo, sin dejar de lado, por ejemplo el de la reciente película nominada a los Goya, También la lluvia.

Oro azul: La guerra del agua (Blue Gold)

¿Tsunamis en España?

La pregunta que nunca va a faltar cuando en clase se trate este tema. Ya puede contestarse basándonos en las últimas investigaciones;  desde la universidad de Cantabria nos llegó el primer estudio que evaluó las posibilidades. Leed los principales resultados en este enlace: cuáles son las zonas con más riesgo, algunos antecedentes históricos y cómo puede agravarse la situación con la desaforada y reciente construcción en algunas zonas de nuestra costa.

La imagen está tomada del blog La pizarra de Yuri, en una entrada sobre Grandes terremotos en la península ibérica.

Nuevos humedales

Ya sabemos que a partir de algunas impactantes actividades humanas pueden generar nuevos humedales, nuestro cercano lago azul es una prueba. Ahora nos llega un nuevo caso desde la comunidad madrileña, en donde se ha formado un humedal de más de 30 hectáreas; como podéis comprobar  en este enlace el número de especies va en aumento.


En el mismo enlace puedes detectar un despiste ortográfico, busca al principio del artículo.

Dejadez medioambiental

Estábamos digiriendo el bombardeo de noticias que hemos tenido sobre la contaminación en nuestras grandes ciudades y los esfuerzos de algunos ayuntamientos en disimularlas o conseguir moratorias, así como el retraso en tomar medidas de otras instancias superiores, desde Ecología Verde hacen un perfecto resumen de todas ellas; y ahora nos sorprende que en la planificación hidrológica también nos encontramos con lagunas y la Comisión Europea nos tira de la orejas a costa de las cuencas hidrográficas que no han hecho sus deberes pues no han elaborado los planes de gestión para las mismas (a excepción de Cataluña), planes “que Bruselas considera esenciales para lograr el objetivo que se ha fijado la UE de lograr una buena calidad de las aguas comunitarias de aquí a 2015”  y que deben contener “las medidas específicas necesarias para alcanzar los objetivos de calidad medioambiental fijados” Más información

22 años después…

… vamos a recordar una de las mayores tragedias de vertidos petrolíferos en el mar, Sergio González nos trae la noticia desde el diario EM, que la recordaba el pasado año:

El petrolero  Exxon Valdez zarpó el 23 de marzo de 1989 y el 24 de marzo golpeó un arrecife,  provocando un enorme daño sobre una gran superficie de la costa de Alaska. La cantidad de petróleo derramado fue unos 41.000 toneladas, se cubrieron de crudo unas 460 millas cuadradas. Se dañó el hogar de una fauna abundante y espectacular; una gran cantidad de animales murieron, incluido miles de aves marinas y nutrias marinas. Limpiar todo esto costó unos 2.1 billones de dólares, aunque algunas zonas aún siguen contaminadas. Las causas de la ralentización de la biodegradacion aeróbica de los restos de crudo acumulado después del naufragio  son las bajas concentraciones de oxígeno y nutrientes en las capas inferiores de las playas de Alaska. Este desastre fue unos de los peores en la historia medioambiental debido a que contaminó una gran superficie, mató muchos animales, afectó a la industria pesquera y perjudicó la economia de Alaska.

Durante los primeros cinco años desapareció un 70%, pero hace siete u ocho años se comprobó que el petróleo se había limitado a disolverse y se estimó que unas 76 toneladas de crudo seguían diseminadas por las costas.

Debido a la catástrofe se llevo a cabo un proceso de limpieza, que se dividió en tres fases:  la fase de respuesta fue coordinada por el Servicio de Guardacostas y el Departamento de Conservación Ambiental. También algunas agencias federales y estatales y las comunidades locales. La fase de evaluación de daños y de restauración, estas acciones fueron llevadas a cabo por el Estado de Alaska y tres agencias federales. La fase de restauración quedó recogida en el llamado Memorandum de Acuerdo.

Los investigadores, dirigidos por Michael Boufadel, director del Centro de Desarrollo de Recursos Naturales y Protección del Colegio de Ingeniería de la Universidad de Temple intentaron averiguar a que se debió esto y concluyeron que las playas tenían dos capas, una superior muy perrmeable y otra inferior que se había mantenido poco permeable, por tanto, el agua discurría  más deprisa en la capa superior que la inferior y ésta se había hecho más compacta debido al movimiento de las mareas. Ello ocasionó una especie de efecto de preservación del petróleo, que normalmente se mantiene solamente a unos centímetros por debajo de la separación entre ambas capas.

Boufadel afirma que el oxígeno y los nutrientes son obligatorios  para la supervivencia de microorganismos que se alimentan del crudo y colaboran en su biodegradación, pero que si esas concentraciones no son las apropiadas debidas al bajo movimiento de agua, la biodegradación que se esté produciendo probablemente sea anaeróbica, que habitualmente es muy lenta.

Para recordar esta tragedia y sus consecuencias, así como ha evolucionado esta problemática en las últimas décadas podéis ver este documental emitido el pasado año por RTVE.

Entradas relacionadas: