Hidroeléctricas en Chile

Azahara Arquillo nos pone al día sobre este espinoso asunto:

En la actualidad, Chile se manifiesta contra el proyecto (que ya ha sido aprobado) HidroAysen. Las últimas manifestaciones dejan claro que los chilenos no aceptan lo que consideran acabará con miles de hectáreas de la Patagonia, que quedarán inundadas. Según los sectores contrarios al mismo, se han modificado estudios y se han ignorado todos los elementos negativos del plan para seguir adelante. A pesar del gran movimiento popular, las autoridades chilenas declaran que el megaproyecto está dentro de la legalidad vigente.

Se pretende generar una obtención de energía media anual de 18430 GWh (35% del consumo anual de Chile), para lo cual se construirán cinco centrales hidroeléctricas con una zona embalsada de 108494 Km2 aprovechando los abundantes caudales de los ríos Baker y Pascua. La empresa realizó un estudio basado en lo que llama “diseñar mitigando” para minimizar los efectos sobre el entorno y el medio ambiente. Endesa es responsable (51%) junto con Colum del proyecto, y dentro de las actuaciones de “mitigación” previstas está compensar a los propietarios con tierra donde reubicarlos, sin tener en cuenta hacerlo en zonas que se asemejen, en condiciones, al lugar que les ocupan y les permitan seguir con su forma de vida; se les ubicará en un espacio de nieve prácticamente perpetua y no apto para la cría de animales ni el cultivo, que hasta ahora ha sido la actividad y la forma de vida de esta población.

A todo ello se añade el impacto, tanto en la forma de vida como en el entorno, que se ocasionaría con el personal, la maquinaria y los vehículos que se desplazarán al lugar para realizar las obras. Para llevarlo a cabo se desplazarán lugares, que los habitantes consideran sagrados, para ser inundados. Se trata de un lugar rodeado de volcanes y junto a la falla geológica de Liquiñe, lo que hace dudar de que sea un sitio apropiado para una central eléctrica.

El otro aspecto que el proyecto no tiene en cuenta es el perjuicio a la actividad turística que ocasionará el aumento del nivel del lago, que acabará con las actuales playas y a la vez con la inversión que se ha ido haciendo. Asímismo, se verán afectados los humedales próximos a la desembocadura del río Cua Cua con gran valor ecológico.

La envergadura del proyecto, así como las ganancias previstas, justifica, a la vista de la empresa (Endesa Chile y Colum), los enfrentamientos y maniobras políticas así como la pérdida de grandes extensiones de uno de los lugares menos contaminados del planeta (campos, humedales y glaciares). A los valores humanos y ecológicos sacrificados, se unirán el deterioro (por cableado) de parques naturales y zonas boscosas vírgenes.

La Constitución chilena permite que la empresa privada (hidroeléctricas) actúen con total libertad, sin embargo en esta ocasión los ciudadanos, algunos políticos y ONGs (tanto locales como internacionales entre las que se cuentan entre otras Rivers Network, Patagonia sin represas o Greenpeace) se han movilizado para frenar las actuaciones de estas hidroeléctricas. La respuesta ha sido contundente, con cargas policiales contra los manifestantes que han causado más de un centenar de detenidos (entre los que se encuentran algunas personalidades políticas).

Dado lo prolongado de este asunto (que se inició hacia 2008), y la gravedad de las repercusiones medioambientales del mismo, en el caso de que finalmente se lleve a cabo tal como está planteado, son muchos los que se preguntan por qué en España la opinión pública en general tiene poca información sobre el tema, y tan sólo recientemente se ha hecho mención de algunas de las manifestaciones; esas mismas voces se preguntan si no habrá una “censura” encubierta de la información, sobre todo en la televisión pública, debido a que es una empresa española la que pone en marcha el proyecto es la principal beneficiaria de los futuros ingresos que se generarían.

Aún reconociendo las necesidades energéticas del país, este proyecto resultará claramente irresponsable por los costes ecológicos y medioambientales, en cambio, el país debería plantearse cómo se ha llegado hasta aquí, y actuar sobre las causas, poner en marcha una política energética real, plantear un uso eficiente de la energía y modificar la concentración económica que supone que el sector esté dominado por sólo tres empresas.

Fuentes:

  • http://www.chilecologico.cl
  • http://aureliennewenmapuche
  • http://www.circuloastronomico.cl
  • http://www.bnamericas.com
  • http://www.rivernetwork.org/
  • http://www.patagoniasinrepresas.cl
  • http://www.greenpeace.org/international/en
  • http://www.ecosistemas.cl/web

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *