Bocaditos de siluro en salsa de mercurio

La receta no es nada complicada, tan solo tendremos que volver unos treinta y cinco años atrás e introducir una especie en la cuenca del Ebro (¿tal vez ya lo hizo por nosostros un ictiólogo alemán?), donde encontrará unas condiciones magníficas para reproducirse y alcanzar notables tamaños y convertirse en una de las grandes presas para la pesca deportiva. Después habrá que pescarlos masivamente para intentar aminorar el daño que producen sobre las especies autóctonas, congelarlos y enviarlos a un lugar donde exista una fuerte demanda de tan pesado producto.
Y no me refiero con lo de “pesado producto” al mercurio que pueden contener. En un reciente estudio del CSIC se confirmó que el 70% de esta especie contiene “concentraciones elevadas de mercurio, otros metales pesados y compuestos organoclorados”, aunque desde Medio Ambiente de La Generalitat hubo declaraciones confusas sobre el uso que se le dará a esas toneladas de pescado que ayer intentaron aclarar, aunque resulta difícil pues las aguas del Ebro bajan turbias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *