Aguas grises

Ya alguna vez hablamos en clase de las aguas grises y las aguas negras que diferenciamos entre las residuales de nuestros hogares. La reutilización de las primeras para ciertas utilidades, como las cisternas, es factible en grandes instalaciones como hoteles o en nuevas construcciones sin grandes costes, como nos cuentan desde Ecología Verde. Desde la siguiente imagen puedes visitar una infografía de Consumer en la que trata este tema junto al del aprovechamiento del agua de lluvia.

Blue gold: la guerra del agua

Contestar qué le ocurre a una persona que durante una semana carece de agua, realizar una presentación del ciclo de la misma, hacer un recorrido por las aguas dulces contaminadas, analizar la importancia de las subterráneas, o bien de la erosión, la desertización y otros peligros. La problemática es amplia y el documental da una visión global sobre la misma, no dejando ningún tema en el tintero y haciendo un recorrido por distintos casos concretos alrededor del  mundo, sin dejar de lado, por ejemplo el de la reciente película nominada a los Goya, También la lluvia.

Oro azul: La guerra del agua (Blue Gold)

Dejadez medioambiental

Estábamos digiriendo el bombardeo de noticias que hemos tenido sobre la contaminación en nuestras grandes ciudades y los esfuerzos de algunos ayuntamientos en disimularlas o conseguir moratorias, así como el retraso en tomar medidas de otras instancias superiores, desde Ecología Verde hacen un perfecto resumen de todas ellas; y ahora nos sorprende que en la planificación hidrológica también nos encontramos con lagunas y la Comisión Europea nos tira de la orejas a costa de las cuencas hidrográficas que no han hecho sus deberes pues no han elaborado los planes de gestión para las mismas (a excepción de Cataluña), planes “que Bruselas considera esenciales para lograr el objetivo que se ha fijado la UE de lograr una buena calidad de las aguas comunitarias de aquí a 2015”  y que deben contener “las medidas específicas necesarias para alcanzar los objetivos de calidad medioambiental fijados” Más información

Rivers in crisis

La imagen corresponde a una portada de la prestigiosa revista Nature, en septiembre del pasado año, en la que se presentaba un estudio global realizado por investigadores de The City College de la Universidad de la Ciudad de Nueva York y de la Universidad de Michigan. Era la primera investigación de tales dimensiones que se presentaba sobre la salud general de los ríos del planeta. En este enlace al diario EM podéis ver algunos de los datos que se daban, además de explicar la dificultad del estudio,  o algunas faltas de datos, así como la dependencia de la salud de los ecosistemas y el consumo humano, señalando como principales factores de impacto los residuos agrícolas, la contaminación química y las especies invasoras.

De postre podéis tomar este artículo relativo a un estudio de Greenpeace donde se analiza la sitación que teníamos en 2005 en nuestro país.

Sé que aún tenéis hambre así que échale un vistazo a este artículo de 2008 en donde se analizaba la situación en la cuenca del Guadalquivir.

Acuíferos y arsénico

Tampoco es un tema nuevo y ya lo conocimos en los años 90 del siglo pasado en Bangladesh; mira el enlace y podrás ver otras zonas afectadas, como la Córdoba argentina. Hoy conocemos los dramáticos datos del delta del río Rojo, en Vietnam, gracias al diario EM, donde estos son algunos de los párrafos que podemos leer:

…el 65% de los pozos de suministro vietnamitas están contaminados por elementos químicos: hasta un 27% tienen niveles de arsénico dañinos para el ser humano y un 44% de manganeso, según los límites marcados por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

…los usuarios que no acceden a la red pública de suministro, al menos siete millones de personas, practican pozos que ya han alcanzado acuíferos del Pleistoceno que se contaminaron en los últimos 11.000 años debido a una migración vertical de arsénico.

En el caso del arsénico detectaron que casi un millón de personas consumen agua contaminada con más de 50 microgramos por litro, cuando el límite máximo son 10 (ver el mapa de la parte inferior). Pero son siete millones los que etstán en grave riesto de envenenarse porque la alta concentración se extiende en 20 kilómetros a lo ancho del delta, donde no hay más agua potable disponible que la subterránea.

En el anterior enlace al diario que se cita tienes más información y cuáles pueden ser la posibles soluciones.

El agua no entiende de partidos

Os muestro una entrada tal como aparecía el 7 de febrero de 2009, buen momento para recordarla:

En este enlace a EP, en un noticia breve, tenéis ejemplificado algo que hemos comentado en clase, los enfrentamientos por el gua y la falta de acuerdo sobre qué medidas y políticas generales han de tomarse. Observaréis que la opinión de los partidos, en un tema como éste, cambia según el color del cristal con que se mire o, lo que es lo mismo en este caso, desde qué región se realice la observación.

Mejorar los sistemas de riego

Es una de las medidas que en los últimos días hemos mencionado en clase como método para disminuir la cantidad de agua que gastamos, dado que se trata del sector de producción en el que más cantidad de la misma se nos va: la agricultura. Como ejemplo de que es un camino abierto y las mejoras son siempre posibles, lee este reciente artículo del diario EP sobre el trabajo de un equipo de investigadores de la Universidad de Murcia para mejorar el riego por goteo subterráneo.